26 mar. 2008

El señor TV y la señora microondas: se miraron al espejo y vieron felicidad


Basado en el esténcil de Inez. Fuente: www.ineztencil.blogspot.com

-Buenas tardes, le dijo el señor TV a su esposa, después darle un frío y desapercibido beso en la mejilla. A los pocos minutos ya estaba postrado, mudo, delante del espejo, contemplando, con mirada perdida, su rectangular y luminoso rostro.
Nunca hubiese percibido cómo deseaba su esposa, la señora Microondas, ver ese espectáculo de colores e imágenes; de chimentos, de propagandas prometedoras, de bailes en caño, de sueños de consumo. Pero había llegado él del trabajo y era hora de ponerse en funcionamiento. Además, como éste se ponía en un rincón, entre pared y pared, no podía captar nada más que el murmullo de un comentario de fútbol.
De nuevo a girar el plato de comida.
El comía, no por necesidad, sino por costumbre. Ya había olvidado hace mucho tiempo, agradecer a su mujer por el almuerzo y solo podía pensar en apagarse un rato y dormir la siesta.
Mientras tanto ella se miraba las manos. O lo que quedaba de ellas: las quemaduras de los platos, el detergente, el alambre de fregar sartenes y más sartenes. No se quejaba. De chica, para el día del niño, los padres siempre le habían comprado la cocinita y el escobillón. No esperaba nada de nadie ni de nada.
En sus horas de soledad, aunque no estuviera ocupada, el plato seguía girando dentro suyo, como un ser ajeno, que le provocaba un profundo dolor de cabeza.
La cena era una fotocopia barata del mediodía. Antes de dormir, ambos tenían que lidiar con la imposibilidad de comunicarse sin protocolos, en sus breves e incomodas, horas “libres”.
-Buenos días dijo el señor TV, ya era martes. Ella giraba el desayuno.

Escrito por Sofía 'Dominga' y Franco.


13 comentarios:

Aguabella dijo...

impresionante y triste escena de matrimonio, que situación tan dificil de sostener para la pobrecilla mujer,lo peor de todo es que hay parejas que llegan este punto..lamentable.
Muy bueno el cuento, mis felicitaciones a los dos.

PD:teneis que divorciar al micro de la tv eh?

Analuz dijo...

Me encantó.
Tiene mucha cotidianeidad pero también algo de ciencia ficción. Me recuerda a "Crónicas Marcianas" de Ray Bradbury.
Ojalá muchos evitemos terminar así, incomunicados y entre múltiples medios de comunicación.
Beso.

Maye dijo...

realmente todo un gusto y honor transitar por tu sitio ojalá te vea por el mío así sea para que luego le deseches JA! abrazo venezolano para vos

euge dijo...

La incomunicación es un tema que me inquieta a sobremanera. Particular, tu manera de abordarla!
Ahora que lo pienso, a mi también me regalaban mucho de chica baterías de cocina, costureritos y esas cosas... Que sociedad machista, no?

Carolina dijo...

Comparto uno de los comentarios, esta sociedad o al menos en la que yo vivo es muy machista, no se regala a las niñas otra cosa que cocinas, planchas y muñecas con las cuales se les enseña a ser madres; nunca vi por las calles a alguna madre o padre que regalara a su hija algún libro o algo didáctico para aumentar sus conocimientos...por el otro lado al hombre se le enseña a ser "machito", cuando cae, se lastima, no puede llorar, eso es de las mujeres como muchos dicen..
Me gusto el escrito que realizaste, una muy buena comparación de estos electrodomésticos con nosotros!
Un saludo!

lucas ignacio dijo...

lei esto y se me pararon las antenas, perdí la señal y casi me tiran a la basura.
inmejorable fábula del matrimonio y de nuestra cultura machista.

val dijo...

Hola!y permiso...nunca pasé por aquí,pero lo hago en principio para agradecer tu comentario en mi espacio...

saludos!

Aguabella dijo...

FRANCO, he dejado para tí un premio que me parece delicioso, el premio DARDOS, por valores culturales, literarios etc.
espero que sea de tu agrado.
besos

viirgiinita dijo...

yo te escribo al costadito, en el link del chat, porque tengo ideas chiquititas, ahi entran bien y se sienten comodas.. a veces dejo que mis ideas sean, y logro q se instalen en mi vida, eso es peligroso? quiza si, quiza no, depende de la vereda donde lo mires.siempre me gusta verlo de la vereda de enfrente, por mas que este parada en el medio del sol. bueno, ves? otra vez mis ideas se quieren apropiar de tu espacio.. pff es bueno eso? si. te aseguro, no son peligrosas..

viirgiinita dijo...

y lennon también decia.. que pueden decir que soy una soñadora,pero no soy la única,espero que algún día te unas a nosotros y el mundo vivirá como uno.. ilusamente ilusa, apunto infinitamente a eso.. ya somos varios creo..
mm ese te de peperina esta que se enfría. tomate cinco minutos, tomate un té.. abrazos de sabado.

sofia dijo...

amor eléctrico

Norma Tomatis dijo...

Permiso Franco!! Llegue a tu blog, luego de que tu pasaras por el mio, y sinceramente me encantaron tus escritos. La fábula de la incomunicación me pareció estupenda, triste y dramatica, pero que tiene que ver incluso con los acontecimientos que nos toco vivir estos días, donde el dialogo está tan lejos de ser el centro del entendimiento. Me encantó también el relato del loco. Que dulce y hermosa locura!!!

Pam dijo...

Tremendo texto!
Qué imaginativo!!
Me ha gustado mucho

Saludos!

(Ahí le va un linkeo ;P)